Manifestando una nueva etapa

Estos meses han transcurrido entre mis clases en la escuela, mi cotidianidad de madre, hermana, hija… mujer y mi afán incansable de búsqueda y mejora. Hace tiempo que encontré en mi trabajo interior una plataforma nueva, un nuevo estadio de realidad, donde ya no me siento tan buscadora. Aun así, no me canso de aprender, de explorar. Para mí, forma parte del juego. He estado replanteándomelo todo, incluso el sentido de tener este blog, que ha estado más parado que de costumbre. Enseguida me viene a la mente una frase de la película “Bajo el sol de la Toscana”, cuando el agente inmobiliario italiano le dice a la protagonista que en los alpes construyeron una vía mucho antes de que hubiera el proyecto de instalar el tren… Simplemente, porque creían que algún día el tren pasaría por ahí.

Han vuelto a “encontrarme” libros… Sí, mis guías espirituales se han puesto muy insistentes en retomar esa relación estrecha que tuvimos ya desde la infancia. He estado unos años desconectada de ellos, pero han vuelto con mucha fuerza… O mejor dicho, yo he vuelto a ellos con mucha fuerza: ellos nunca se fueron. Me “encontró” el libro “Señales” de Laura Lynne Jackson. Y comenzó a desplegarse la magia. También me encontró una formadora, Maite Issá…. y otro tanto. A través de esta coach redescubrí “Pide y se te Dará”, de los mismos autores del secreto, uno de esos libros “mágicos”, que vibran de una manera especial sólo lo abres, cosa que he experimentado con pocos títulos, entre ellos “El Mundo Sencillo”, de Julia Rogers Hamrick. Nada deseo más que compartir contigo mis descubrimientos, porque sé que mi “ikigai”, mi motivo vital, pasa por conectar con personas y ayudarles en su crecimiento, al mismo tiempo en que ellas me ayudan a mi.

Soy una conectora, una divulgadora, una formadora… Por eso estoy en el camino de la docencia. He estado trabajándome en lo profundo y con esta nueva Luna Llena, que cayó en eclipse, hice un reset, una limpieza energética, que parece haber destapado mis canales embotados. Estoy explorando el camino de la manifestación, algo que me interesa cada vez más. Seguramente conocerás el libro El Secreto y el concepto de la Ley de la Atracción… Pues bien, todo lo que estoy aprendiendo en estos últimos tiempos me ha hecho dar una vuelta más a todo ello. Por eso hoy quiero iniciar un camino contigo, si estás dispuesta a acompañarme. Porque he dado un carpetazo y he abierto un nuevo cuaderno en mi vida. Un cuaderno de bitácora en este blog donde, si lo deseas, puedes explorar la Co-creación, la manifestación, desde sus bases.

 

 

Quiero partir de estas premisas, cada una de ellas explorables por sí mismas:

1.Abandonar el rol de víctima.

Si quieres ser co-creadora de tu vida (hablaré más adelante de lo que significa eso de “co-crear”, el primer paso es no alimentar más el rol de víctima. Un rol que todas desarrollamos y que nos permite atraer la atención y creernos, falsamente, “buenas personas”. Nada más lejos de la realidad… Este papel es un falso anclaje a las creencias que nos mantienen inmóviles, destruyendo nuestros sueños. Si quieres comenzar explorando este camino, te recomiendo un título, “El Poder de Elegir”, de Annie Marquier, matemática de profesión y divulgadora de las claves mentales que nos permiten liberarnos en lo más profundo.

2. Siempre estamos manifestando.

Muchas personas –yo incluída- creemos que hay otras, minoritarias, con un don especial para la manifestación y que nosotras no somos buenas, que nuestras visualizaciones y sueños son sólo eso, pura fantasía, que no producen efecto en nuestra realidad. Lo cierto es que esa realidad que nos envuelve la hemos creado nosotras. O mejor dicho, la hemos “co-creado”, pues no estamos sólas ni es nuestra voluntad la única que opera aquí. La buena noticia es que “la otra parte”, por decirlo de una manera sencilla y de acuerdo a la dualidad en la que nos movemos, “está de nuestra parte”. Se trata de una Inteligencia inapelable, que ni siquiera somos capaces de vislumbrar, siempre benevolente, siempre favorable a nuestra alma.

Lo que suele ocurrir es que no conocemos los mecanismos y creamos de manera inconsciente, dejándonos llevar por patrones aprendidos, creencias que hemos alimentado y que ni siquiera son nuestras, en la mayoría de los casos.

 

3.Antes de ponernos a visualizar, a tomar acción, es necesario hacer un trabajo sobre las creencias de base. No hace falta que comiences a tomar acción hasta acabar este trabajo. Pero sí es necesario dar UN PRIMER PASO. Comprometerte con esa limpieza interior y con mirar cara a cara la sombra.

4.Este es un camino que nunca acaba. Disfrútalo.

 

Esa es la clave de mi bienestar en este momento del tiempo, el avance que creo he hecho después de mucho buscar… Que ahora me DOY PERMISO PARA DISFRUTARLO.

 

Cualquier cosa que hagas para apoyarte, para mimarte, será poderosa.

 

Hoy asistiré a una Ceremonia del Te japonesa, algo que hacía mucho tiempo que había “visualizado” y que ni siquiera hice cuando estuve en Japón. Para mí, es una oportunidad de practicar la Atención Plena, a través de la vista, del olfato, del gusto… Y de bucear una vez más en la cultura japonesa que tanto me gusta.

 

Espero hablarte de ello en el “próximo capítulo”. Retomar este blog es parte de ese compromiso personal que he tomado en esta nueva etapa.

¿Me acompañas?

Que tengas una feliz semana.

Comparte en redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Soy Estel

Eterna principiante y buscadora incansable. En este lugar deseo ofrecerte herramientas para vivir la espiritualidad de forma práctica y creativa, inspiración y mucho más…

Sigueme en las redes

Suscríbete a la newsletter

Categorias

Últimas publicaciones

Instagram