Música para un relato

Mientras escribo estas líneas, escucho “Hold my hand” de Lady Gaga. Esta ha sido la última incorporación a la que llamo “la banda sonora de mi novela”. Ya había puesto punto y final a la historia cuando escuché esta canción por primera vez. De hecho, en esos momentos estaba ya en fase de post-corrección, dándole los últimos retoques al prototipo que debía entrar a imprenta y acabando de perfilar el diseño de la portada. Sin embargo, de alguna manera, esta canción conectó con el relato como si hubiera estado presente desde el primer pensamiento que logré plasmar en palabras de él. Algunos fragmentos de la letra, la intensidad, la emoción de la historia de amor de fondo… Todo ello me recordaba al periplo de Elia y Balder, protagonistas de Elia de Montsegur.

La música me ha acompañado siempre. No concibo la vida sin ella. Mi alma vibra con las melodías, que nutren mi espíritu y me elevan cuando estoy prisionera de las trampas del ego. A veces, la música es también esa voz que me dice “vas por el buen camino” y se alegra y juega conmigo el juego de la vida.

Cuando escucho música, “veo” imágenes. Entonces de manera natural comienzo a componer historias, como si fueran pequeños videoclips. ¡Puede que esto me pase por ser una “hija de los ochenta”! Crecí con la cultura del videoclip en la televisión. Y ya por entonces amaba inventarme historias, escribirlas y compartir las emociones de los personajes que las vivían. Amaba las canciones “relatadas” con las imágenes y apreciaba los buenos guiones detrás de aquellos videoclips, como pequeñas películas musicales.

La música me ha hecho retomar la novela en los momentos en que la abandoné, por desánimo o cansancio. Me ha motivado a seguir. Porque esa lista de canciones contenían su esencia y me devolvían a ella cada vez que me perdía. Y no puedo negar que me ha hecho disfrutarlo aún más. Me ha conectado con el motivo por el cual decidí comenzarla a escribir. Como un hilo de Ariadna.

En las stories de mi Instagram ya compartí hace unos días la lista de Spotify con mi “banda sonora particular” de la novela. Después pensé que hay gente que no utiliza esta aplicación, así que se me ocurrió hacer un post para detallar las canciones que la componen con enlaces a los videoclips para escucharlas, independientemente de si elijes Spotify o no.

Como explicaba con la canción de Lady Gaga –que de hecho es banda sonora de Maverick, el retorno de otra película ochentera, Top Gun-, estas melodías han estado presentes en la escritura desde el principio.

Cuando hice mi primer viaje a Montsegur, Daniel puso un disco de REM en el coche mientras nos aproximamos a la montaña. En aquel momento sonó “I’ve been high” (Literalmente, “he estado en lo alto”). No puedo describir con palabras la magia que sentí en aquellos momentos. Fue el preludio de lo que vino después, mi experiencia en el Prat des Cremats y la idea de la historia descargándose en mi cabeza. La declaré “canción oficial” de la novela por mucho tiempo… Después se añadieron otras. Todas están en la lista porque inspiraron escenas, conectaron con diálogos, con el camino de transformación de los personajes, con diferentes tramas de la novela y con la esencia del mensaje que he querido transmitir en sus páginas.

Espero de todo corazón que las disfrutes tanto o más que yo al escucharlas. Y, quién sabe, quizá alguna de ellas pueda ser motor de tu propia búsqueda, cualquiera que sea la naturaleza de tus anhelos.

 

Aquí las tienes:

¿Tu también ves imágenes mientras escuchas música? ¿Alguna de estas canciones tienen un significado especial para tí?

¡Me encantará leerte en los comentarios!

Que tengas una linda semana.

Comparte en redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Soy Imma

Eterna principiante y buscadora incansable. En este lugar deseo ofrecerte herramientas para vivir la espiritualidad de forma práctica y creativa, inspiración y mucho más…

Sigueme en las redes

Adquiere aquí mi novela:

Suscríbete a la newsletter

Categorias

Últimas publicaciones

Instagram